La falta de actividad física produce enfermedades y muertes

La inactividad física ocupa el cuarto lugar entre los principales factores de riesgo de mortalidad y provoca el 6% de las muertes. Unos 3,2 millones de personas mueren cada año por causa de la inactividad física.

Las personas con un nivel insuficiente de actividad física presentan un riesgo de muerte entre el 20% y el 30% superior que las que realizan al menos 30 minutos de actividad física moderada varios días a la semana.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inactividad física es la principal causa de aproximadamente: el 30% de las cardiopatías isquémicas, el 27% de los casos de diabetes y el 21%-25% de los cánceres de mama y colon.

El sedentarismo produce un aparato cardiovascular cada vez más ineficaz y ocasiona la pérdida de masa ósea y muscular, lo que disminuye las posibilidades de trabajo físico, y reduce la generación de endorfinas, con lo que aparece el dolor.

Un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud. La actividad física regular debe ser de 30 minutos diarios de ejercicio y, como mínimo, 3 días a la semana. Para llevar una vida más activa es necesario apuntarse a un gimnasio o en una escuela de baile, o en su defecto, caminar, dar paseos y evitar permanecer sentado durante varias horas.

Con la actividad física según el doctor Manuel de la Peña, Presidente del Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social, se obtienen los siguientes beneficios:

  • Reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular; diabetes, cáncer de mama y colon y depresión.
  • Es fundamental para el equilibrio energético y el control de peso.
  • Reduce el riesgo de muerte por enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular.
  • Mejora la hipertensión arterial.
  • Favorece la prevención de la aparición de osteoporosis.
  • Contribuye al bienestar psicológico, al reducir el estrés, la ansiedad, la depresión y los sentimientos de soledad.
  • Ayuda a controlar el peso, ya que disminuye el riesgo de obesidad y mejora la diabetes.
  • Ayuda a desarrollar y mantener saludable el sistema musculoesquelético: huesos, músculos y articulaciones.

Sigue leyendo en el blog del doctor Manuel de la Peña aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*